enero 19, 2006

El jurado democrata

Seguramente todos hemos visto alguna vez, ya sea en una película o en televisión los juicios que se hacen en los Estados Unidos.

Pues bien, dicho sistema basado en un jurado de ciudadanos, siempre me ha parecido la forma más absurda de impartir justicia.

Se que en México no podemos presumir (aun) de nuestros jueces, pero estamos avanzando, de hecho, creo que de los tres poderes formales (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) es este ultimo el que ha tenido mayores avances en materia de imparcialidad e independencia.

Algún día, espero no muy lejano, estaremos a la altura de los mejores países, mientras tanto, hay que seguir trabajando.

Pero lo que no me gustaría de ninguna manera es que copiásemos el formato que se usa con nuestros vecinos del norte.

Pienso que un sistema que permite que 12 ciudadanos sin preparación judicial decidan la culpabilidad o inocencia de alguna persona, es por decir lo menos: estupido.

Imagínense el siguiente escenario:

En un circo, el director decide castigar al malabarista porque se le cayeron las pelotitas, y para esto escoge a 12 personas de entre el público para que le ayuden a decidir si el tipo es culpable o inocente.

Para esto permite que uno de los trabajadores del circo (el domador de leones) hable en defensa de sus intereses, y alguien más (quizás del sindicato de malabares), hable en defensa de su agremiado.

Cada uno de ellos tiene varias oportunidades de dirigirse a las 12 personas y el que logre convencerlas será el ganador.

¿La decisión es justa no? Al fin y al cabo es democrática.

Si, pero ahora cambien el pastelazo que se puede ganar el malabarista por la silla eléctrica, o la inyección letal o cadena perpetua, o en el mejor de los casos una multa y trabajo social, solo porque uno de los abogados fue mas convincente que el otro.

Y también piensen en el caso contrario, un asesino, sociopata, condenado a pasar unas vacaciones en un hospital psiquiátrico a cuenta del estado porque pudo pagar el abogado más carismático o más dramático.

Pues así funciona el sistema judicial de los Estados Unidos.

Antes de seguir, quiero dejar bien claro que no soy de ninguna manera anti-estadounidense, más bien hablo como alguien muy cercano a ellos y con muchos amigos de ese país que piensan igual que yo.

¿Como se puede estar de acuerdo en que se deje la culpabilidad o inocencia en manos del mas elocuente de dos tipos, y peor aun en como los entiendan 12 individuos que quizás es la primera vez que pisan un juzgado?

Se que dicho sistema esta inspirado en los juicios de la antigua Roma, pero con algunas diferencias que me parecen abismales: los abogados romanos (Cicerón el mas grande entre todos) se dirigían al Senado y al Emperador, la chusma solo servia de comparsa o de porra.

En Estados Unidos cambiaron al Senado por los 12 voluntarios (que ni siquiera son voluntarios) y esto es una diferencia enorme.

Si bien es cierto que dichos juicios tiene algunas características que tratan de limitar el gran poder del jurado, como el hecho de que la decisión final debe ser unánime y que será el Juez quien decidirá el castigo.

Pero también es cierto que estas supuestas limitaciones a veces funcionan al revés de cómo fueron pensadas.

Uno pensaría que el hecho de que la decisión del jurado tenga que ser unánime, haría que esta fuera razonada y apegada solo a las evidencias presentadas.

Pero como el jurado no puede abandonar la sala hasta que no estén todos de acuerdo, no importa cuantas horas o días pasen, muchas veces la decisión final se toma mas por las ganas de irse a su casa que por el resultado de un análisis argumentado.

Ademas dichos jurados no se distinguen siempre por su capacidad de razonar.

Veamos un caso tomado de la página de comentarios semanales de James Randi:

"...Mientras leía el comentario de esta semana (como hago cada semana) y leía la sección sobre el asilo estatal que no permitía libros sobre el pensamiento crítico, recordé una experiencia que tuve hace algunos años cuando vivía en el Condado de Maricopa, en Phoenix. Me llamaron para participar de un jurado. Me presenté y me condujeron a una gran habitación llena de potenciales jurados. Luego de un tiempo, me llamaron con un grupo de cerca de 40 personas para completar un jurado para un juicio civil. La demanda era de responsabilidad civil por un resbalón seguido de caída.

Seguramente usted sabe cómo funciona: cada jurado fue interrogado por los abogados de cada lado: Por ejemplo: “Jurado Nº 1, ¿alguna vez compra en la Tienda Bla Bla?” “Jurado Nº 2, ¿alguna vez compra en la Tienda Bla Bla?” Si el jurado respondiera de forma tal que indicara que no actuaría impartialmente, se le diría que volviera al grupo principal para servir, posiblemente, como jurado para un juicio distinto.

Yo era el Jurado Nº 23.

Uno de los abogados preguntó: “Jurado Nº 1, ¿alguna vez se ha caído al suelo sin razón?”. El jurado Nº 1 respondió que sí. “Jurado Nº 2, ¿alguna vez se ha caído al suelo sin razón?” “Sí”. Y así hasta que llegaron a mí.
—Jurado Nº 23, ¿alguna vez se ha caído al suelo sin razón?
—No.
—Bueno, jurado Nº 24... un momento, Nº 23, ¿nunca se ha caído al suelo sin razón?
—No, señor, nunca. Me he tropezado con los cordones, erré a un escalón, me desplomé por estar borracho, salté de aviones en perfecto estado y esta mañana me tropecé con un cachorro de Labrador, pero cada vez que caí, había una razón.


Aquí se vuelve tenebroso: ambos abogados se miraron, se acercaron y se encontraron en medio de la corte. Hablaron por un momento y luego caminaron de regreso para hablar con el juez. Luego de un minuto el juez me dijo:

—Jurado Nº 23, está excusado. No tiene que volver al grupo de jurados. Recoja sus pertenencias y abandone el edificio. No hable con nadie del grupo de jurados. Sólo salga. Ya. No vuelva mañana, su servicio está completo. ¡Váyase! ¡Ahora!

¡Todo lo que hice fue escuchar las preguntas y pensar antes de responder! Ahora bien, podría entender que una de las partes o la otra quisiera tener jurados ciegamente estúpidos en su caso. En este caso no sólo los abogados de ambas partes sino el juez no querían tener nada que ver con un jurado que realmente prestara atención y pensara en el caso.

¿Quizá si hubiera dicho “Jesús me hizo tropezar”?...


¿No es increíble?

Entonces la justicia en los Estados Unidos no es ciega, sino demócrata, pero hay que recordar que a veces una mayoría solo significa que todos los tontos están del mismo lado, si no que le pregunten a Sócrates.

Se que nuestro sistema legal no es perfecto, vamos ni siquiera es de los mejores, pero prefiero que mi destino este en manos de un Juez inteligente, a veces quizás corrupto, cuestión que tiende a tener medidas de control y vigilancia, a que dependa de 12 sujetos que como dice una querida amiga “no saben ni que jabón los patrocina” o para ser mas poetas, que son veletas que apuntan a donde sopla el viento.

O sea no saben nada de nada (por si no entendieron lo del jabón y las veletas).

Juan Carlos Bujanda Benitez
Enero 18, 2006

PD 1
Una felicitación al Estado de Chihuahua por ser pionero en México al iniciar los juicios orales que darán transparencia y celeridad a los juicios y que tan bien han funcionado en otros países más adelantados en materia judicial.

PD 2
Felicidades también a la Suprema Corte de Justicia de la Nación por quitarle la última palabra al ejecutivo en materia de expropiaciones patrimoniales (Ingenios azucareros).

5 comentarios:

marvision dijo...

Me gusta el tema Juan Carlos, aquí en España es demasiado permisiva con los que están juzgados, de hecho se escucha con frecuencia “que no hay justicia” es seguro que nuestro sistema demócrata les da mucha permisividad a los delincuentes de todo tipo y las víctimas se sienten desprotegidas, últimamente con tanto los extranjeros están teniendo muchos problemas y algunos son muy violentos, sobre todo los de Europa del Norte “rumanos y otros” los joyeros, taxistas, casa chalets, en fin, lo peor es la violencia que utilizan y hay problemas y los que habrá, (no entiendas mal lo de los extranjeros, yo soy una de las que pienso que en España necesitamos mano de obra “de la buena” y mucha) Aquí están las leyes flojas para la delincuencia que está entrando y que no echamos del país, que esa es otra, digo yo que si un extranjero viene y hace una fechoría, se le reporta y se le veta para siempre, pero….Las leyes no se pueden cambiar de la noche a la mañana, no se.
Me ha gustado una frase “muy buena” –A VECES UNA MAYORÍA SOLO SIGNIFICA QUE TODOS LOS TONTOS ESTÁN DEL MISMO LADO- es de Sócrates? No la conocía, pero la comparto, siempre dicen lo contrario, “sí, vas a tener la razón tu cuando la mayoría opina así” yo tengo ideas no muy acordes con la mayoría y nado contra corriente de esa mayoría, te tienes que adaptar a esa mayoría para que no te vean como un bicho raro. Por eso esa frase me gusta, la utilizaré para algunas cosas, me ha gustado, gracias, y dime se es de esa Sabio.
Claro, hay algo que comparto contigo, todos tenemos algo de razón y hay que coger un poco de cada uno, ahora, cuando ves que los grupos se rigen por una mayoría, hay que pensar si no se debería de volver a empezar a formar desde el principio, sea de lo que sea el grupo. Suelen coger una tendencia viscosa nacida de la comodidad, sean grupos políticos, sociales, gubernamentales, de poder, o lo que sea. ¿Estas de acuerdo conmigo?
No me enrollo más y contéstame a lo de antesdeayer y a esto también. Vistes mi entrada? Es sobre el tema, tema….

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Marvision:

Antes que nada, la frase no se de quien es, pero estoy 99% seguro que no es de Socrates, es de alguien mas moderno, pero no se de quien.

Si vi tu entrada del concierto por la muertas de juarez, pero la verdad no quiero seguir el juego a este tema, ya es demasiado, esta muy politizado y demaciado exagerado.

La violencia en Juarez es mucho menor que la de otras ciudades como el DF, Guadalajara, Culiacan, Monterrey, Tamaulipas y mas, pero ha tenido mas impacto politico lo de Juarez y muchos se cuelgan de esto para escribir libros, hacer peliculas y demas espectaculos.

El problema se esta atacando y creo que bastante bien, ahi la llevamos.

Por cierto, ustedes tienen un Juez al que yo admiro mucho: Baltazar Garson.

Saludos

PD.
Que no te de pena mencionar las cosas por su nombre, la frase dice: "todos los tontos", no dice " todos los equivocados", no se debe editar una frase ajena.

marvision dijo...

Juan Carlos, mi entrada requería una frase así, pero a los que hago alusión "no son tontos" por eso tuve que cambiarla, ahora, me has matado diciendome que la frase no era de Sócrates, hemos metido la pata NO?

Ernesto dijo...

yo por ahí escuche que Gandhi dijo algo como esto: no porque una persona opine diferente a la mayoría tiene que estar equivocada, ni porque la mayoría tenga una opinion tiene que estar en lo correcto. Pero igual y Gandhi lo tomo de alguien más, quien sabe. Sobre la justicia, creo que no puede haber un sistema perfecto, pero aquí deberían imperar ciertas cuestiones prácticas, a saber, que la justicia fuera más expedita. En México se hacen verdaderas bibliotecas con los expedientes de algunos juicios, por ejemplo el asunto de Paco Stanley, o el de Colosio. A mi me parece que tener un expediente de decenas de miles de páginas no es justicia, es una cosa burocrática e impráctica, y eso es mucho más importante que si decide un juez o 12 personas o que decida mi abuelita, la cosa es que alguien decida algo, porque en estos casos, que llevan años y años, nunca se decide nada.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

En esto tienes razon Ernesto y creo que los juicios orales van a ayudar mucho en esto, claro que implican otros problemas, pero es un avance que hay que pulir conforme se implemente.

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos