agosto 27, 2010

La inmoralidad del laicismo

Querer hacer una sociedad solamente con quienes aprobamos: esto es el fanatismo.

Alain

 

 

En plena competencia de idioteces con Juan Sandoval Iñiguez, Norberto Rivera Carrera y Hugo Valdemar, el vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua levanta la mano y dice: “A mi no me hacen menos”.

Opina Don Guillermo Prieto que abordar el tema de la “píldora del día siguiente” en libros de texto es un error.

Dice que la píldora es abortiva y a las pruebas se remite, ¿A cuales pruebas?, pues a las de la Fe, ¿acaso hay de otras?

Y después de semejante aseveración declara con desparpajo:

Hay hechos y realidades que se tienen que afrontar como sociedad”.

Supongo que con esto quiere decir que es la sociedad quien tiene la responsabilidad de lidiar con los hechos y realidades, así la iglesia no tiene que demostrar lo que declara, que para eso “su reino no es de este mundo”.

Porque es un hecho comprobado que la “píldora del día siguiente” no es abortiva.

Pero como estas declaraciones por si solas no son suficientes para ganarle a Sandoval, Rivera y Valdemar, Prieto lanza su artillería pesada:

“En la actualidad el estado está abordando el tema de la educación sexual con información sexual y no se les está dando a los jóvenes un contexto de valores morales  y principios humanos”.

!!!Pero a quien se le ocurre, enseñar educación sexual con información sexual!!!

En donde quedo la cigüeña, las florecitas y las abejas, las lechugas y los repollos, que alguien me diga que fue de Paris.

Es tan aberrante como enseñar anatomía queriendo meter en el tema al cuerpo humano.

Dice Don Guillermo que en México la educación es laica, pero que no significa que los principios morales deban estar ausentes.

O sea que una de dos, o el laicismo es inmoral y carente de principios o la iglesia tiene de alguna forma la exclusividad en cuestiones de moralidad (que novedad).

Pero la cosa no para ahí, sigue hablando que para eso el vocero de la Arquidiócesis tiene boca:

..es importante que los padres de familia tomen su papel y la responsabilidad de fomentar los valores y principios humanos a sus hijos”.

De nuevo, no lo dice pero es obvio que se refiere exclusivamente a los padres católicos y a valores y principios católicos; los padres que pretendan fomentar valores y principios laicos favor de abstenerse.

Los representantes del estado mexicano que promuevan el laicismo ni son padres ni deben fomentar nada, a menos que sean primero católicos y después funcionarios y padres.

Cuando el estado invade campos que no le corresponden (el burro hablando de orejas), los que pierden son la persona, la familia y la sociedad”.

Y la iglesia, y la familia tradicional conservadora, y los heterosexuales homofóbicos y los hombres misóginos y los seminarios y los curas pederastas.

Pero la frase con que cierra se lleva las palmas:

Esto está contribuyendo a la descomposición social, les están fomentando un juicio a los jóvenes antes de que ellos tengan la capacidad de juzgar”.

Y lo dice el representante de una institución que busca adoctrinar a los niños desde la misma pila del bautismo; seguramente cuando empiezan las clases de catecismo, los niños que no jóvenes, ya tienen formado un criterio y saben juzgar que es verdad y que es mentira y si lo hacen tienen la libertad de corregir a sus maestros (aha).

No, si lo que le molesta a Don Guillermo no es la “píldora del día siguiente”, lo que en verdad le causa horror es la competencia y la posibilidad de perder la exclusividad en el nada sutil arte de lavado de cerebro.

!Animo Don Juan Sandoval, usted puede superar esto!

Juan Carlos Bujanda Benítez

Agosto 27, 2010.

6 comentarios:

Sir David von Templo dijo...

Esos cabrones... como dan coraje sus declaraciones.

Si no te importa, me gustaría tomar esta entrada para el Circo del Absurdo.

Saludos.

TheJab dijo...

Standing ovation para la última cita.


Palabra verificadora: libilias (¡madres!)

dull dijo...

Sabes cual es tambien aqui el problema? Que los medios desde siempre le han dado mucha voz a estos gueyes y la gente muy buena para escucharlos.

Siempre he pensado que los medios contemporaneos siguen comportandose en complicidad con el clero, colocando sus opiniones o dichos al mismo nivel del gobierno.

Afortunadamente veo que cada vez mas las nuevas generaciones se sienten menos identificadas o menos dependedientes de la religión.

saludos!

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Adelante Sir David, veré si puedo subir la primera de Psicomitologia a tiempo.

Saludos.

Francisco Alcalá dijo...

Hola Juan Carlos. Un saludo.

Curiosamente, yo sí coincido con algunos de los comentarios de don Guillermo (tal vez porque soy un ultraderechista burgués yunqueto de los que votaron por FECAL). Por ejemplo:

“Hay hechos y realidades que se tienen que afrontar como sociedad”

“En la actualidad el estado está abordando el tema de la educación sexual con información sexual y no se les está dando a los jóvenes un contexto de valores morales y principios humanos”

“..es importante que los padres de familia tomen su papel y la responsabilidad de fomentar los valores y principios humanos a sus hijos”

Bueno, son posturas en las que no puedo estar en desacuerdo, aunque coincido con lo que dices con respecto a que, cuando don Guillermo menciona "valores y principios humanos", se refiere en realidad a valores y principios católicos. En las últimas frases si discrepo. ¿El Estado invade campos que no le corresponden? ¿La educación pública no le corresponde? ¿O qué quiso decir?

Mi punto es que estoy de acuerdo en que, en el tema de la educación sexual, el Estado se limita a dar información desde el aspecto fisiológico y quizás también social, y coincido en que sería conveniente complementar esa información con cuestiones emocionales (que están presentes cuando se trata de relaciones sexuales) y valores y principios sociales y hasta éticos como el respeto y la tolerancia. La pregunta es: ¿debería el Estado fomentar los valores y principios morales en la escuela? Yo pienso que no. Eso le corresponde, como bien dice don Guillermo, a los padres de familia, quienes tienen todo el derecho de inculcar sus valores morales o religiosos a sus hijos (ojo: digo inculcar, no imponer).

En lo que estoy totalmente en desacuerdo con don Guillermo y con los grupos conservadores que lo dicen, es que el Estado no tiene derecho de dar educación sexual en las escuelas. En mi opinión, el Estado no solamente tiene el derecho, sino también la obligación de enseñarlo, tal como la tiene para enseñar matemáticas, historia o física. ¿Por qué debería ser diferente con la educación sexual?

Estoy de acuerdo en que se debe también educar en cuestiones de valores y principios a los chavos, pero eso se debe enseñar en la casa y a lo mejor en el templo, pero no en la escuela. Estoy a favor de que se les de más información a los estudiantes; no son tontos y sabrán sopesar la información. Pero es un error tratar de obligar a que el Estado fomente valores (católicos o de otro tipo de valor religioso o moral) en las escuelas, y peor aún querer impedir que se imparta educación sexual. ¿O piensa don Guillermo que los jóvenes son marionetas sin cerebro, que se pondrán a follar como conejos por el simple hecho de que les enseñen lo que es un condón y cómo se usa? Los jóvenes sí tienen capacidad de juzgar (o tal vez, como don Guillermo no la tiene, piensa que los jóvenes tampoco)

Saludos.

marcia ati dijo...

es la primera vez que ingreso a esta página y me ha encantado. Espero leer más publicaciones tuyas, amanece en Ecuador y yo amanecí riendo y reflexionando, vacán , gracias.
En cuanto a lo de la iglesia, comparto, con tu exposición, lamentablemente la iglesia impone su postura...es dueña de la verdad, comparto con nietchze cuando menciona que nos ha heredado una moral de esclavos, que difícil me resulta soltarme de sus ataduras. La racionalización ayudará a encontrar la verdad.

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos