marzo 10, 2010

Testigos mudos, policías sordos.

Ayer en la mañana asesinaron α dos hombres frente al TEC de Monterrey, ante la presencia de numerosos testigos.

Los sicarios abandonaron la escena del crimen con toda la calma del mundo, como si estuvieran siendo custodiados.

Muy cerca del lugar, como α 200 metros hay un centro comercial, una gasolinera, un banco y un restaurante, en el banco había una patrulla con un policía y tres soldados.

Los testigos le gritaron α los tripulantes de la patrulla: 

!Ahí van, son dos camionetas, allá se ven!

La patrulla arranca con los soldados, pero al lado contrario.

Enseguida llego otra patrulla con igual número de agentes y los testigos gritaban: 

¡Por allá se fueron, son dos camionetas, se acaban de ir!

Pero los agentes no tienen prisa, ni reciben órdenes de testigos, además, la cinta amarilla y los conitos cuenta-balas no se ponen solos.

Como α los cuarenta minutos, ahora sí, las patrullas prenden sus sirenas, encienden sus torretas y salen α toda velocidad pasándose los altos…pero al otro lado.

Α perseguir algo, α perseguir alguien o quien sabe α que.

Ya no creo en mis autoridades y tengo testigos para probarlo.

Ya lo sabía pero es doloroso confirmarlo.

Juan Carlos Bujanda Benitez
Marzo 10, 2010.

2 comentarios:

dull dijo...

Como diria mi madre "creeles y engordas" jajaj no se bien que quiere decir eso.

Yo tampoco creo ni en las autoridades ni en los gobernantes.

Anoche me encontre a un amigo que ahora este muy bien posicionado en la politica y me dice:

" si quieres ser politico tienes que aprender a comer lo que cagas y aprender a que todo se te resbale, criticas, metadas, peticiones, etc"

Plop!que cinismo!

saludos!

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Mas bien es pragmatismo.

En realidad no creía antes, pero como dice la entrada, es frustrante ver la impunidad en acción.

Saludos

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos