febrero 10, 2006

Fundamentalismo y mal periodismo

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”
Benito Juárez

El tema de las caricaturas de Mahoma del diario danés
Morgenavisen Jyllands-Posten sigue siendo motivo de ríos de tinta entre intelectuales y periodistas.

A mi en lo personal me llamo la atención la forma como lo trataron dos compañeros escépticos: Luis Alfonso Gamez de “
Magonia” y Alulim de “Un no como una casa”.

El primero de ellos haciendo una apasionada defensa de la libertad de expresión, y el segundo haciendo una apología de otro pilar de la democracia, la tolerancia, en este caso hacia las diferentes religiones.

Estoy de acuerdo con ambos, sin embargo a la mayoría se le olvida que el mundo no es blanco y negro o esta habitado por buenos y malos; de hecho viene en muchos tonos grises y a veces amarillo pasquín.

Si bien es cierto que las acciones violentas de los diferentes grupos musulmanes radicales son indefendibles, no solamente para un occidental, sino incluso para musulmanes moderados, la publicación de los dibujos que causaron tanto alboroto, no son dignas del premio Pulitzer ni de ningún otro.

Si acaso del premio al dibujo más tendencioso y amarillista.

Es cierto que las reacciones de la turba de radicales son totalmente desproporcionadas contra dichos dibujos y solamente entendible a la luz o a la sombra del fundamentalismo religioso.

Pero si dejamos de lado por un momento dichas manifestaciones, del otro lado (del dibujante) solo encontraremos un trabajo que difícilmente se podría llamar periodismo.

Si la intención del diario fue poner en evidencia el lado radical de la religión de Mahoma, se equivoco de cabo a rabo.

Ni las enseñanzas del profeta musulmán, ni la interpretación que de ellas hacen sus principales líderes y millones de seguidores, tienen nada que ver con actos violentos.

Casi cualquiera que este mas o menos enterado, sabe que la violencia viene de pequeños grupos radicales que desafortunadamente hacen mas ruido (y daño) que la mayoría pacifica que defiende el mensaje de amor de Mahoma, el mismo mensaje que Jesucristo ni mas ni menos.

Haciendo una analogía, el dibujo del diario danés seria lo mismo que denunciar los abusos de sacerdotes católicos en contra de niños, representando a Jesucristo como un pedofilo (“Dejad que los niños se acerquen a mi”).

Cierto que esto quizás no desataría las reacciones actuales, pero esto por si solo no les daría veracidad ni verosimilitud ni mucho menos algún valor periodístico.

Igual seria una caricatura que no reflejaría la realidad, que solo distorsionaría los hechos y que además no tendría nada de original; amarillismo puro.

El problema es que al criticar los hechos violentos de las pasadas semanas, pareciera que no solamente se esta defendiendo la libertad de expresión, sino que además se esta haciendo de tal diario un adalid de la misma.

Es tal la confusión que ahora otro dibujante se esta quejando porque ya antes había presentado otros dibujos, pero estos relacionados al cristianismo, al mismo diario y este no permitió que se publicaran.

Vamos, que ahora se creen símbolo de la libertad de expresión y mártires del periodismo valiente.

Por mi parte y sin ser creyente de ninguna religión, se pueden meter ambos sus dibujitos chafas por donde les quepan.

Imagínense que ofendido por los abusos a los niños por parte de los sacerdotes antes mencionados, la emprendo contra toda la religión diciendo que todos los católicos son unos pedofilos, en que situación dejaría a los religiosos y laicos que están tratando de erradicar estas lacras de su religión.

Si voy a despotricar contra algo o alguien, al menos debo tratar de tener mas puntería y ser mas certero, digo sobretodo si me hago llamar periodista ¿que no?

Desafortunadamente este es un error bastante común de casi todos los medios de comunicación, el meter a todos en el mismo saco para hacer más vistosa la noticia y el público se las crea "a pie juntillas".

Que si unos policías delinquen, todos son rateros, que si un político es sobornado, todos son corruptos y de ahí a los estereotipos raciales, étnicos y nacionalistas solo hay un paso.

Los mexicanos son flojos, los estadounidenses son racistas, los argentinos son presumidos, los italianos son mafiosos, los españoles son machistas, los árabes terroristas, etc. etc. etc.

Y todo esto gracias a la mal entendida libertad de expresión; sin embargo, y como bien apunta Alulim en su blog: “La libertad de expresión no es el derecho a decir lo que nos de la gana.

Y esto es porque dicha libertad no es la única que es pilar de nuestra sociedad, esta debe usarse simultáneamente con otras como la tolerancia, el respeto, la educación, la no violencia (verbal o física), la argumentación como arma de la verdad y muchas mas, no se puede escoger solo una, y si se hace, esta no debe entrar en conflicto con las otras.

Y no se entiendan mis comentarios como falta de apoyo a la libertad de expresión de los diarios occidentales, mas bien es una critica a sus formas, apoyo dicha libertad, lo que no apoyo es algunas de sus manifestaciones.

Apoyo la libertad de expresión pero no apoyo todas sus expresiones.

En realidad creo que un dibujo como el que comente antes de Jesucristo, igualmente desencadenaría reacciones violentas de parte de radicales y fanáticos católicos.

Pero dichas reacciones no llegarían a tanto, gracias a los controles con que cuenta nuestra sociedad, que bien entiende la separación entre religión privada y derechos colectivos (leyes y reglamentos contra acciones violentas, limites a manifestaciones publicas, etcétera).

Esto además de las casi seguras reacciones de parte de intelectuales lucidos que se darían cuenta rápidamente de la desproporción entre dichos dibujos y lo que tratan de denunciar, poniendo al diario o al dibujante en el lugar que le corresponde.

Así que sin dejar de denunciar los hechos violentos y los fundamentalismos religiosos en cualquier parte del mundo y de cualquier religión (católicos, musulmanes, hinduistas, bushistas de Bush, etc.) y defender la libertad de expresión, también hay que recordar que existen otros valores tan dignos de defensa como la tolerancia, el respeto y el sentido común.

Que es lo único que nos puede proteger contra dibujos o declaraciones tendenciosas y desafortunadas como las del pseudoperiodista danés.

¡Amarillismo puro pues!

Juan Carlos Bujanda Benitez
Febrero 9, 2006

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso de que la enseñanza de Mahoma no es una incitación a la violencia... Es evidente que no le has echado un vistazo al Corán.

Ernesto dijo...

completamente de acuerdo, hay que respetar a todas las creencias y a todas las religiones, aunque uno sea como en mi caso, un ateo agnóstico fanático

marvision dijo...

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”
Empiezas con esta introducción y estoy de acuerdo, solo en parte. No se entienda mal, en el caso que expones, estoy de acuerdo, han sido muy desafortunadas esas “viñetas” y hay que decirlo. Pero vuelvo a la “cita” No todo vale, me explico, sabemos que en algunas casa se están cometiendo tropelías y no se hace nada, como por ejmplo: mujeres, niños y ancianos maltratados, sin embargo nos dicen que hay que denunciar, pero la gente no lo hace, cuando sale la victima por la puerta siempre hay alguien en el rellano que dice: “yo oía ruidos, pero como nadie sabe lo que hay en casa de otro” Pues no hay que denunciar, eso es humano.
Vuelvo con la “cita” Las naciones; Todos sabemos que hay naciones que están haciendo cosas incorrectas, ejm. Mujeres con burka, niñas mutiladas genitalmente, niños/as prostituidos y un montón más. Si los países “civilizados en vez de emprender “guerras” por “armas masivas”= petróleo gratis, se dedicaran ha hacer guerras para erradicar esas costumbres ancestrales y tan denigrantes para el ser humano, yo pensaría que estoy en el “cielo” y no en un “infierno” despiadado, sin contar con todo el hambre que se “debe” de quitar en el mundo y miramos para otro lado, todos. Las paz no puede ser nunca conseguida con oídos “sordos” ni individualmente, ni como nación, ni como nada. No tenemos paz porque hay que buscarla y solo miramos para nosotros mismos. He dicho.

Un saludo y abrazo-Marvision

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

usuario anónimo:

De hecho si le he echado una mirada al Coran, al igual que La Biblia y el caso es igual en casi todas las religiones monoteístas que dependen de la literalidad de un libro sagrado.

Recuerda que el Nuevo Testamento se supone que es un mensaje de amor y sin embargo, su interpretación causo las cruzadas y la "Santa Inquisición" entre otras barbaridades.

Con respecto al Coran, hay que tomar en cuenta que los primeros 114 versos son efectivamente de paz y convivencia entre los pueblos, pero los últimos hablan abiertamente de violencia contra los "infieles", específicamente el libro (sura) 9, pero no se escribieron en orden, este (9) fue escrito casi al final de la vida de Mahoma.

Otra cosa es que se piensa que los últimos libros no los dicto personalmente Mahoma, sino alguno de sus seguidores y el contraste es significativo.

Además existe entre los seguidores musulmanes radicales un principio llamado: nasikh, que viene del concepto: abrogación; por medio de este principio, los radicales entienden que hay que interpretar el coran conforme a los últimos escritos, y de esta forma los pasajes violentos eliminan a los pacíficos.

Interpretación literal, al igual que en la biblia, eh ahí el problema de esta y cualquiera de las religiones.

Saludos

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Ernesto:

Así es, una cosa es respetar las creencias ajenas y otra muy distinta el estar en desacuerdo con ellas y argumentar en su contra, como lo hacemos la mayoría de los escépticos, pero sobretodo sus efectos negativos sobre la sociedad y los particulares.

Marvision:

Entiendo muy bien a lo que te refieres, de hecho si conoces algo de la vida de nuestro primer presidente indígena: Benito Juárez, sabrás el sentido que le daba a estas palabras.

El sabia que no bastaba con pedir que cada quien se metiera con lo suyo, sino que sabia que cuando no fuera así, si no hacías algo para remediarlo, eras tan culpable como el agresor, en su caso las potencias extranjeras y los usurpadores en el poder en México (a Maximiliano de Absburgo, le costo la cabeza).

Esta frase, en realidad era una amenaza velada para cualquier potencia que intentara lo mismo que Francia.

Saludos y gracias por tu enlace, a la fecha tengo más visitas desde tu sitio que desde cualquier otro.

marvision dijo...

Gracias, sí, te tengo y tendré "siempre" y quien quiera te visitará y eres recomendable, un amigo siempre.

parapiti pora dijo...

EL FUNDAMENTALISMO LUGUISTA
(Luis Agüero Wagner)
Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire (Woody Allen)
En 1993 Joseph Ratzinger publicó su libro “El fundamentalismo islámico” donde abordaba desde la óptica conservadora el problema de la instrumentalización de las energías religiosas en función política, tema de vigencia por estas playas desde que el cantinflesco obispo jubilado Fernando Lugo se tomó en serio la propaganda de la tendenciosa prensa local, que lo presentaba fantasiosamente como el nuevo fenómeno político del ambiente.
Esclarece Ratzinger que el aferrarse fanáticamente a las tradiciones religiosas se vincula en muchos sentidos al fanatismo político y militar, en el cual la religión se considera de forma directa como un camino de poder terrenal. También puntualiza el error de trasponer el concepto “fundamentalismo” al mundo árabe siendo que en realidad es una definición surgida para calificar a cristianos. El fundamentalismo es, según Ratzinger, en su sentido originario, una corriente surgida en el protestantismo norteamericano del siglo XIX, la cual se pronunció contra el evolucionismo y la crítica bíblica y que, junto con la defensa de la absoluta infalibilidad de la Escritura, intentó proporcionar un sólido fundamento cristiano contra ambos. Cabe preguntarse cuál es el concepto para definir a los católicos que alentados por una bula papal de Alejandro VI invadieron Latinoamérica y arrasaron con esplendorosas civilizaciones como la inca o maya, y cometieron un genocidio contra los súbditos de estos y otros imperios, además del saqueo e imposición de una nueva religión por la fuerza de la espada, y todo ello en nombre de algo tan abstracto como su Dios. Mas que el fanatismo equiparable que Ratzinger ve entre la teología de la liberación, el terrorismo islámico y terrorismo marxista occidental, lo que sí se discierne con claridad es con qué facilidad algunos farsantes se aprovechan de las supersticiones “divinas” para apetencias bien terrenales, en nuestro caso –cuándo no- el divinizado zoquete.
Aunque Ratzinger se extiende en su obra sobre los fundamentalismos ajenos, no se caracteriza por ver la viga en el propio ojo precisamente. Como con bastante elocuencia lo ha dicho la red de Mujeres Católicas de América Latina en uno de sus comunicados: cuando hablamos de fundamentalismo nos referimos justamente a la posición expresada por Ratzinger. Todo su escrito es un acto de intolerancia, fanatismo, intento de volver al pasado, resistencia ante todo cambio, intento de imposición de la propia perspectiva como la única aceptable, rechazo al pluralismo, desconocimiento de la evolución en todos los ámbitos, rechazo a toda novedad, pánico ante la diversidad.
Como puede notarse, esta controversia entre católicos no guarda mucha distancia de los términos en que giró la discusión sobre el dichoso pacto del 5 de febrero que con tan mala fortuna firmaron nuestros héroes de la oposición.
Se sabe que el Fundamentalista es en el fondo un intransigente, por ello actúa como factor creador de conflictos y como enemigo del progreso, especialmente si se trata de avanzar en negociaciones, hecho que explica la actuación de la caterva de monaguillos en la “mesa de presidentes” de la extinta concertación, que con sus despropósitos hoy han ubicado a su candidato en una cómoda posición para luchar por el tercer puesto en las elecciones del año que viene. No estaría demás advertir sobre el peligro que implica el accionar de estos fanáticos, más aún si consideramos que el aprovechamiento de la religión en función de la política como conducto de “liberación de los oprimidos” es hoy en día la principal coartada para volar estaciones de trenes, estrellar aviones de pasajeros contra rascacielos de Nueva York, enviar sobres conteniendo ántrax o volatilizar autobuses londinenses. Para colmo, nuestros integristas criollos no han ocultado sus intenciones contenidas dentro del esquema maoísta que “la guerra revolucionaria se libra fuera del legalismo”, y han llamando a la yihad a sus seguidores en caso de cumplirse la cláusula constitucional que impide a un religioso postularse para presidente, amenaza que amerita cuando menos que nuestras autoridades encarguen una investigación al respecto a la analista Milda Rivarola.
Debo añadir que resulta lamentable y desalentador ver por estas playas a una caterva de politiqueros corruptos defendiendo y queriendo aprovecharse del opio de los pueblos, y de creencias morales de tiempos anteriores a la ilustración, con un apasionamiento digno de monaguillos que fueron abusados por el cura de la parroquia y quedaron prendados de él, agitando irresponsables sus arcaicas banderas a través de una presión política conjugada con el fundamentalismo religioso. Más aún resulta vergonzoso el espectáculo que dan cuando vemos que en la vecina República Argentina el ex capellán Von Wernich, involucrado en violaciones a los derechos humanos durante la pasada dictadura militar, acaba de ser declarado genocida y condenado a reclusión perpetua sin miramientos a su investidura religiosa, como realmente corresponde en una república.
NOTA: Los monaguillos aludidos que cercaron al obispo Fernando Lugo, a pesar de lo que la prensa maccartista heredada de Stroessner quiso hacer creer, en realidad son viejos agentes del imperialismo norteamericano. Se cuentan entre ellos:
*Guillermina Kanonikoff y Raul Monte Domecq, financistas de Lugo. Reciben dólares de USAID a través de la ONG fantasma Gestión Local.
*Camilo Soares, agente de la NED, referente de la Casa de la Juventud, beneficiaria de Dólares de la IAF.
*PMAS: partido surgido gracias a la acumulación de dólares del grupo anterior, recibió en el 2004 127.000 dólares de IAF, institución manejada por George W. Bush.
*Ricardo Canese, dirigente de Tekojoja. Propagandista de los planes de biocombustibles de George W. Bush.
*Aldo Zucolillo, ex propagandista del dictador Stroessner, mecenas del centro de detención y torturas de la dictadura paraguaya y alabardero del genocida Jorge Rafael Videla, hoy entusiasta impulsor de la candidatura de Fernando Lugo.
*Julio Benegas, empleado de Zucolillo en su diario ABC color, signatario de acuerdos con AFL-CIO, reputado peón de los fraudes imperialistas.

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos