abril 14, 2010

Abusar de un niño es como estornudar (Esto es palabra de Dios).

No se puede ser más insensible, no se me ocurre como.

Mira que comparar la violación de un niño con una “gripita” como dijo el idiota Obispo de Saltillo Raul Vera.

Y decir insensible es quedarme corto, se necesita ser inconsciente, cínico, miserable, descarado, si no cuidara yo las formas  diría que es un hijo de puta, pero ofendería seguramente α la puta.

No se me ocurre como se puede disculpar α una persona como esta, lo mejor que se me ocurre es considerar sus palabras bajo la luz de un utilitarismo llevado α los extremos.

Y en el fondo no creo andar tan errado, es el mismo argumento bajo el cual el ahora Papa Ratzinger, justificó el ocultar los numerosos casos de pederastia cuando era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Santa Inquisición Moderna.

“A pesar de que los argumentos presentados en favor de esa expulsión son de grave importancia, esta corte juzga necesario considerar el bien de la Iglesia Universal además de el del demandante. No es posible tampoco arrojar luz sobre el perjuicio que podría provocar en la comunidad de la Fe de Cristo el otorgar la expulsión, particularmente teniendo en cuenta la corta edad del demandante.
Es necesario que esta Congregación someta incidentes de este tipo a muy cuidadosa consideración, lo que requiere un periodo de tiempo más largo”.

Tal parece que compiten para ver quien dice la mayor estupidez, apenas esta semana el secretario del Estado Vaticano Tarcisio Bertone ha dicho que según estudios de sicólogos que solo él conoce, la pederastia no tiene nada que ver con el celibato, pero que en cambio si tiene que ver con la homosexualidad.

Si eso fuera cierto no tendría ninguna objeción en que los sacerdotes se desahogaran unos con otros, pero ¿porque con los niños carajo?

Ah, pero α mi no me dejan atrás, debe haber pensado el Obispo Víctor Rene Rodríguez, secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que ayer martes declaro:

"Como pastores, queremos pedir perdón a aquellos que han sido víctimas de abusos por parte de sacerdotes deshonestos, que con sus abominables acciones han dañado a niños inocentes, traicionando a su ministerio, ensuciando a la institución y manchando la figura sacerdotal”.

Traducción:

“Ya que nos agarraron con la manos en la masa y después de haberlo negado consistentemente y al no poder ya seguir ocultando nuestra protección y complicidad para con los sacerdotes pederastas, pedimos perdón, porque lo malo no es lo que hacemos, sino que nos hayan descubierto”.

Hasta aquí no estaba tan mal, pero luego agrega:

“…la pederastia se debe a varios factores, entre ellos a que la sociedad "ha tendido a ser muy liberal en ética sexual y se ha promovido la no prohibición, sino la tolerancia a todo desorden”.

¡Α chingao!, o sea, ¿les pido perdón, pero la culpa es de ustedes?

Nada más le falto agregar que: o se componen como sociedad o nos pondremos peor de violadores, advertidos están, AMEN.

Pues se equivoca Raul Vera, se equivoca Tarcisio Bertone y se equivoca Rene Rodríguez.

Los abusos de menores no son gripitas, lo antinatural no es ser homosexual sino célibe, pero sobre todo se equivoca Rene Rodríguez al decir que la sociedad es la culpable, más bien es la sociedad la que los está poniendo en su lugar.

Pero se equivoca principalmente en pedir perdón por las faltas de los sacerdotes violadores.

Por lo que debe de pedir perdón, tanto él como el cínico de Norberto Rivera Carrera es por protegerlos por tanto tiempo, y con esto promover el que los casos se multiplicaran habiendo podido evitarlo.

Por considerar los abusos como pecado y no como lo que eran, DELITOS.

No señores curas, ya no es cuestión de perdones y arrepentimientos, esto es cosa de leyes y castigos y no solo contra quienes abusan de niños, sino también y principalmente contra quienes los esconden y los siguen protegiendo.

Y ni se les ocurra apelar α su dicho aquel: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

Porque como sociedad tenemos mala memoria y muchas piedras.

Además, ¿siempre podemos pedir perdón después que no?

Juan Carlos Bujanda Benitez
Abril 14, 2010.

5 comentarios:

Ego dijo...

Excelente entrada. Merece ser recontradifundida.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Adelante. Gracias.

Antonio dijo...

Muy buena entrada. Lo que más me gustó fue eso de "...lo antinatural no es ser homosexual sino célibe, pero sobre todo se equivoca Rene Rodríguez al decir que la sociedad es la culpable, más bien es la sociedad la que los está poniendo en su lugar."

Sobre todo porque toma al toro por los cuernos al derribar el argumento que está usando la iglesia (y sus ultradefensores) de que la iglesia es una institución virtuosa a la que la sociedad está contaminando. No ocurre en este caso y no ha ocurrido en los últimos 300 años, desde que la ilustración europea empezó a domesticar a la iglesia y sus excesos.

Te diría que voy a robarte esa frase pero ya me retiré de bloguear.

Un Abrazo.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Gracias Antonio.

Sin embargo al decir que el celibato no sea natural no quiero decir que sea malo o evitable, seria tanto como decir que todo lo que no sea natural es malo.

El celibato, tanto como el ascetismo son productos netamente humanos que no son malos ni buenos por si mismos, pero si su practica nos lleva a hacer cosas reprobables, eso es otra cosa.

De hecho no estoy tan seguro que las practica pedofilas de los sacerdotes sean provocadas "solo" por la abstinencia sexual.

Lastima que ya no escribas.

Saludos.

JUANA dijo...

Resulta lamentable todo lo que ha sucedido con la iglesia durante siglos, aun asi, considero que nos ofrece mas bien que mal. Afortunadamente ahora se condena a un sacerdote de la misma manera que a cualquier gente, o sea, la iglesia ya no los protege como lo hacia antes. pido disculpas por haber firmado ANONIMO en un comentario anterior.

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos