febrero 17, 2010

La santa muerte y otras veleidosidades.

Me gusta el programa de radio de Fernanda Familiar, me gusta su estilo informal pero inteligente, α muchos años luz de inteligencia de Adela Micha.

Esta semana estuvo de invitada una tal Leticia de la Vega, que dice ella que es "bruja" (no tendría yo porque dudarlo), hablando del culto α la Santa Muerte.

No me quedo claro si la defendía o la denostaba, porque escuche solo un momento; pero creo que en general hacia una advertencia con respecto α este tipo de cultos, por las posibles consecuencias macabras de adorar α semejante santo o santa.

Al final Fernanda siempre les pregunta: ¿con que te quedas de esta entrevista?

Yo me quede con una frase de la bruja.

"La diferencia es que La Santa Muerte es veleidosa, ella escoge α quien favorece y α quien no".

Ah muy bien, pienso yo, y ¿cuál sería la diferencia entre esta santa y todos los demás, o entre ella y cualquier otro dios?

¿Es que alguien conoce alguna divinidad que no sea veleidosa?

¿Alguien conoce algún dios que no escoja α quien favorecer?

¿Alguien conoce algún dios constante y confiable?

Que yo sepa, no existe ni ha existido nunca algún dios que complazca siempre α sus adoradores.

Y de los dioses que conozco el mas veleidoso es el dios de los judíos, Yahve, si no pregúntenle α Moisés como le fue por tocar dos veces la piedra de donde saldría el agua para su pueblo (Nú 20:1-13).

O que mejor ejemplo de seriedad que el de Job, aunque aquí más bien podríamos hablar de frivolidad en vez de veleidosidad, mira que poner α prueba α su hijo predilecto por hacer apuestas con el diablo. Y luego no saben porque pierden adeptos.

O cuando decidió que el regalo de Abel le gustaba más que el de su hermano Caín, porque el vegetarianismo no se le daba del todo (Génesis 4), propiciando así el primer asesinato de la historia de la Biblia (de muchos mas).

O como cuando hizo no una sino muchas alianzas con los profetas de su pueblo elegido, pero luego se arrepintió (muchas veces) y mando ahogarlos, o quemarlos en azufre, o masacrarlos, o esclavizarlos, o expulsarlos por pecadores, como si no los conociera.

O cuando mando α su único hijo, que es el mismo, pero mitad humano mitad dios (como Hércules) y un tercio del espíritu santo, α perdonar definitivamente nuestros pecados y luego decide que todos nacemos con el pecado original.

Y los ejemplos abundan, así hablemos de Mahoma, Zeus, Mitra, Anubis, Isis, incluso del mismísimo Jesucristo, que negó α su madre y sus hermanos porque se sentía más en familia con sus amigos. (Lc. 8, 19-21).

Así que si lo que distingue α la Santa Muerte de los demás dioses y santos es su veleidosidad, sus adeptos pueden estar tranquilos, no hay mucho de donde escoger.

O como dicen por ahí, es la misma gata pero sin pederastas (aun).

O algo así.

Juan Carlos Bujanda Benitez

Febrero 17, 2009.

10 comentarios:

Isaac dijo...

En mi opinión, el tema de los favores concedidos por deidades o inteligencia algo más allá de lo material o lo común, si consideramos la posibilidad de que existan seres espirituales que nos puedan oír y atender nuestras demandas, considerando la característica “caprichosa” de a quien favorecen o no, podríamos considerar que sus manifestaciones o concesiones no sólo estarían coloreadas por la capacidad y cualidad de estos seres o deidades, sino que en gran medida dependerá de la virtud o poder invocativo de sus adoradores. Si tenemos en cuenta lo escrito sobre el tema de pedir, de la plegaria, podemos encontrar que esta depende enormemente de la fuerza de fe que impele al que pide. Fuerza de fe, que ya está reconocida por la ciencia con el llamado efecto placebo, así que también podemos considerar al respecto si en realidad son otros seres quienes realizan las peticiones de plegarias, o nosotros mismos tenemos un poder que pueda llevarlas a cabo de formas que aún la ciencia no ha podido escudriñar teóricamente, porque en la práctica si experimentan con novedosas capacidades síquicas que no pueden explicar sus funcionamientos.
Un saludo de Isaac Fdez.

Pereque dijo...

¿Qué dios es constante, confiable e igualitario? Cthulhu, por supuesto: no importa qué hagas o qué tan devoto seas, ni siquiera importa si lo conoces: cuando Él y los Grandes Antiguos regresen de los abismos en los confines del Universo te torturarán en formas inimaginables.

¡Saludos!

Ego dijo...

"es la misma gata pero sin pederastas (aun)"

Jejejeje. Frase de antología.

De acuerdo con Pereque por lo de Cthulhu.

César Medina dijo...

yo solo puedo agregar una anecdota:

en la ciudad de veracruz conoci a la Sta. Muerte, en un negocio... entré, vi el altar, y le dije al dependiente: "oiga señor, ya se le murio su santo!"

por san juditas que es verdad!!!

César Medina dijo...

las mayúsculas fuernon sin la intención..(o sería por si acaso?)

sepa la muerte

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Que tal Isaac:

Aun así, no creo que haya nadie que obtenga siempre todo lo que pide, por mas fe que tenga, a menos, claro, que razone como la mayoría de los cristianos, que todo lo bueno que le pasa viene de Dios y todo lo malo de alguien mas.

Con respecto al efecto placebo, no funciona así exactamente, aun no se sabe de nadie al que le haya crecido un miembro amputado por mas fe o efecto placebo que tenga, este solo funciona en algunos casos y con efectos mas modestos.

No se a que capacidades psíquicas te refieres, por lo que se la ciencia no ha validado ninguna clase de fenómeno de este tipo.

Saludos.

Pereque:

O sea que malo, malo, pero parejo, parejo.

Buena esa Cesar, se ve que no duermes mucho. Te robare la idea para cuando entre a donde venden imágenes. Espero que la santa muerte sea benévola.

Saludos.

Isaac dijo...

Ciertamente considero que existen límites para quienes piden y para quienes dan para no dar lo que piden, donde puede haber un “plan de vida o evolutivo” que impide sobrepasarlos. Y en cuanto a la ciencia y sus estudios, para no entrar en muchos de ellos, hablaré del que demuestra científicamente, por estadística y tras experimentos controlados con enfermos, que existe un mayor porcentaje de mejoría sobre el grupo de enfermos para quienes rezaron los oradores que participaron en dicho experimento, que en aquellos que participaron como enfermos sin personas que les rezaran.
Ya lo dijo Einstein. “La ciencia sin religión está coja, y la religión sin la ciencia está ciega”, todo tiende a la unificación de los opuestos, al equilibrio.
Un saludo de Isaac

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Isaac:

NO se si Einstein haya dicho eso, se le atribuyen muchas frases que nunca dijo, en todo caso, que lo hubiera dicho seria irrelevante, ya que no demuestra nada.

Respecto al experimento que mencionas, es curioso que menciones ese precisamente porque como bien dices es de los mas documentados, salvo porque los resultados fueron exactamente al revés de como mencionas.

En resumen se hicieron tres grupos de enfermos (recuperación de cirugía de corazón), uno de ellos sabia que rezarían por ellos, otro no sabia nada del experimento y otro nadie rezaría por ellos.

Las conclusiones: No existe ninguna diferencia significativa entre los grupos por los que rezaron y los que no lo hicieron, peor aun, entre los que rezaron y sabían que lo harían la recuperación fue mas baja y con mas complicaciones, esto se atribuyo a cierto grado de tensión o presión por las altas expectativas.

Por si existen dudas, aquí pueden ver el estudio mencionado:
http://docs.google.com/viewer?url=http://www.mowatresearch.co.uk/uploaded_documents/Benson.pdf

Algún otro ejemplo?

Isaac dijo...

También hay otros artículos que dicen lo contrario sobre la plegaria
http://www.zenit.org/article-20680?l=spanish

De todas formas, si tampoco se si Australia existe o está donde dicen que está porque nunca he estado allí, ¿cómo saber qué dijo Einstein si no hablamos con él y no escuchamos sus palabras salir de su propia boca.
De esta sencilla forma todo lo que no sea experiencia se convierte en fe. En creer lo que otros nos dicen, y si acabamos sin tener ningún tipo de fe, ¿de que sirve escuchar a los demás?, ¿qué importancia tiene que otros nos escuchen o lean?...
Saludos de Isaac.

Anónimo dijo...

QUE SARTA DE ESTUPIDECES CON RAZON NO TIENEN NI LA MINIA DE IDEA DE LO QUE DICEN NI LO QUE TRATAN... ESTAN TAN CIEGOS QUE LE DAN TANTA IMPORTANCIA A ESE DEMONIO... ESPERO QUE DIOS LOS ILUMINE, Y DEJEN YA DE ATACAR A LA IGLESIA CATOLICA.

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos