diciembre 04, 2006

Como debe pensar un escéptico

“Si quieres ser alguien que busca la verdad, es necesario que al menos una vez en tu vida, y hasta donde te sea posible, dudes de todas las cosas”
R. Descartes

El titulo del texto no quiere decir que yo no sepa como debe pensar un buen escéptico, al contrario tengo muchas ideas al respecto.

Se refiere en cambio al significado de la frase de Kida: “Como escéptico te debes sentir cómodo al decir: NO LO SE”.

Dice que la forma de adquirir nuestras creencias debe ser un proceso continuo; hasta aquí resulta obvio, pero el punto medio deber ser precisamente la postura “no lo se”.

Pero, ¿cuales son las otras etapas?

Veamos el siguiente esquema:

* IA - IM - LI - NO LO SE - LC - CM - CA
*(Incredulidad Absoluta)
(Incredulidad Moderada)
(Leve Incredulidad)
(NO LO SE)
(Leve Credulidad)
(Credulidad Moderada)
(Credulidad Absoluta)

Lo que dice Kida tiene sentido y a la vez contradice la creencia de que los escépticos dudamos de todo.

La postura inicial no es dudar sistemáticamente, pero si en cambio no dar por sentado todo al instante.

Claro, esta actitud tiene sus matices, no vamos a dudar de cosas obvias, sabemos que si no comemos nos morimos, si cruzamos la avenida en horas pico, nos arrollaran, si conducimos con los ojos cerrados, nos estrellaremos en un poste o con otro auto.

Para cualquier otro caso hay que aplicar el mantra del escéptico:
“Afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias”.

Tradicionalmente nos sentimos mas cómodos creyendo cosas porque nuestra naturaleza aunque curiosa (aunque quizás por lo mismo) requiere de certidumbres, y no se siente a gusto con ambigüedades o suspensión de juicios.

Especialmente el vulgo latino, pregúntele su opinión sobre algo que le resulte apenas conocido y opinara como si fuera especialista (guerra en Irak, elecciones, diabetes, sida, educación sexual, calentamiento global, etcétera).

Difícilmente escuchara a alguien decir: “En realidad no tengo una opinión definida al respecto, ya que no conozco del tema”.

En cambio pregúntele a alguien las razones de sus creencias y difícilmente podrá nombrar alguna; claro fuera de las del tipo: “Pues es obvio no”, “Esta demostrado científicamente" (pero no se donde ni por quien, ni cuando lo hizo), “Pues todo el mundo lo sabe y piensa lo mismo”. “Lo vi en un documental en la televisión”, “Es de gente cerrada no creerlo”.

Esta última es una frase constante hacia quien mantiene una posición de duda, como si el creer al instante en cualquier cosa fuera prueba suficiente de una mente abierta a nuevas ideas.

Veamos; ¿Qué es más fácil, creer en ovnis o dudar de ellos?

 Y si decido creer, ¿cuales son mis evidencias?

 Y si decido dudar ¿ cuales son mis objeciones?

¿Es la evidencia lo suficientemente extraordinaria para el calibre de la afirmación?

¿Qué es más popular, creer o no creer?

Por ejemplo ante la afirmación de que los ovnis existen.

¿Cuáles son las opciones del creyente?

¿Cual seria su posición en el esquema de Kida?
* IA - IM - LI - NO LO SE - LC - CM - CA

¿Y cuales serian las opciones del escéptico?

* IA – IM – LI – NO LO SE – LC – CM - CA

En este caso ¿quien tendría más opciones o más facilidad para moverse en el esquema?

¿Quién esta en posición de aceptar nuevas hipótesis si aparecen nuevas evidencias?

¿Quién es menos probable que acepte otra idea diferente a la postura previamente asumida?

Y finalmente ¿Quién es de mente más cerrada?

Kida nos hace una advertencia muy importante:

“Una aseveración no es necesariamente falsa porque no haya evidencia a su favor, ni es razón para que nos lleve a una absoluta incredulidad, esta solo significa que no hay razones para movernos del centro”.

Es decir, no hay evidencias para decir que los ovnis no existen, pero dada la calidad de la evidencia presentada hasta ahora, tampoco hay razones confiables para decir que si existen.

Para ayudarnos en el proceso de establecer nuestras creencias, Kida nos presenta una técnica de cuatro pasos desarrollada por Theodore Sohick y Lewis Vaughn en su libro: “How to think about weird things”.

Establezca claramente cual es la aseveración, no podemos poner a prueba algo que es ambiguo, la afirmación debe ser tan clara como sea posible.

Examine cuidadosamente la evidencia para tal aseveración, recordemos que no toda la evidencia es igual, hay testimonios anecdóticos, percepciones sesgadas, memorias y recuerdos distorsionados, es decir no solo cuenta la cantidad sino también y principalmente la calidad de la evidencia.

Considere hipótesis alternativas, recordemos que como defensa evolutiva, los seres humanos tenemos la tendencia a buscar razones que confirmen nuestras creencias presupuestas, y es muy importante que seamos objetivos y veamos más allá (mente abierta) para ver cuantas explicaciones sean posibles.

Evalué lo razonable de cada alternativa, aquí es donde se encuentra el elemento mas valioso y la justificación del escepticismo; y donde generalmente fracasan las creencias mas populares o del tipo dogmáticas y a su vez se llega a el haciéndose tres preguntas esenciales:

- ¿La evidencia es repetible o replicable? (Principio de falsabilidad)
- ¿Es la explicación más simple? (Navaja de Occam)
- ¿Entra en conflicto con otros conocimientos bien establecidos?

La imposibilidad de probar si algo es real, no quiere decir que este sea falso, simplemente quiere decir que no tiene validez desde un punto de vista científico. Pero si no podemos probar o medir algo, es imposible determinar que este sea real o verdadero.

La idea de buscar la explicación mas simple le pertenece a Guillermo de Occam, un monje de la edad media cuyas ideas le dieron forma a una de las herramientas mas valiosas de la ciencia moderna, desafortunadamente para la mayoría de las personas es mas atractivo dejarse llevar por explicaciones fantásticas, aunque estas sean mas difíciles o incluso imposibles de poner a prueba.

La ultima pregunta se refiere a pensar cuales son las implicaciones de sostener una creencia cuyas consecuencias contradicen o no son consecuentes con el conocimiento establecido; un ejemplo es el medicamento homeopático.

La mayoría de las personas que lo utiliza no se detiene a pensar que si este fuera realmente efectivo, tendría que aceptar la idea de que el agua tiene memoria y que esta solo “recuerda” las propiedades benéficas de las sustancias que estuvieron en contacto con ella y no así los miles de venenos o sustancias toxicas con los que tuvo contacto en su interminable viaje por la naturaleza.

Veamos esta misma teoría bajo la luz de los pasos de Sohick y Vaughn:

Aseveración:

El medicamento homeopático funciona disolviendo en agua cantidades mínimas (potenciación) de una sustancia que en dosis más grandes causarían los mismos efectos que se pretende curar.
La teoría dice que una molécula del elemento nocivo disuelta en un millón de moléculas de agua basta para tener los efectos benéficos mencionados, algo así como una gota de arsénico -por ejemplo-, disuelta en una alberca olímpica.

Evidencia:

Múltiples casos de testimonios de gente que dice haber mejorado después de tomar remedios homeopáticos, gente que sin embargo no ha sido sometida a experimentos controlados ni se le ha dado seguimiento a la evolución de su enfermedad.

Hipótesis alternativas:

a) Diagnósticos equivocados (quizás el paciente nunca estuvo enfermo, por lo cual es fácil concluir que este ha sido curado de algo que nunca tuvo).
b) Remisión espontánea del padecimiento (el 85 % de los padecimientos se curan solos sin necesidad de ningún tratamiento, incluso algunos padecimientos crónicos como artritis reumatoide, esclerosis múltiple y algunos casos de cáncer).
c) El uso alterno de otros tratamientos o medicamentos aparte del homeopático.
d) Efecto placebo (que sin embargo solo tiene efectos temporales, en caso de ser una enfermedad seria, esta seguramente regresara con el tiempo)

Evaluación de las alternativas:

a) ¿La evidencia es repetible o replicable? Siempre que los efectos homeopáticos se ha tratado de replicar en experimentos controlados estos han fracasado (James Randi v.s. Jacques Benveniste 1988).
b) ¿Es la explicación más simple? Como ya vimos existen muchas otras teorías más razonables para explicar los efectos supuestos de los tratamientos homeopáticos.
c) ¿Entra en conflicto con conocimientos bien establecidos? Tomando en cuenta que para aceptar que la homeopatía funciona debemos aceptar a la vez que el agua tiene memoria y que esta es selectiva, ya que el compuesto final esta tan diluido en agua que no queda una sola molécula del elemento original, aceptar esto es tanto como decir que hay que tirar a la basura todo lo que sabemos de química.

Así que al fin de todo, ¿Quien es de mente más cerrada?

El que afirma siempre y a todo: ¡Si, lo creo!

O el que se detiene a pensar y de forma tentativa exclama” ¡No lo se!

Juan Carlos Bujanda Benítez
Diciembre 2, 2006
Fuentes:
"Don't Believe Everything You Yhink"
Thomas Kida
Ed. Prometheus Books
"The Skeptic Dictionary"
Robert Todd Carroll
Ed. Wiley
PD.
Post dedicado a Martín Pereyra (pereque) de La Corte de Los Milagros y a Héctor Coronado (control_zape) de libre pensar por favores previamente recibidos (o sea por arreglar mi desmadre cibernético).

11 comentarios:

El Editor dijo...

Muy buena entrada, clara y precisa.
Si nos enseñaran esto en cada materia de la escuela, tendríamos otra sociedad.

CARLOS Q.
www.adepensar.com
www.adepensar.blogspot.com
www.indigoreal.blogspot.com

JASO dijo...

Excelente!

En sobrenatural.net leía acerca del error en que cae el escéptico, y ques burlarse y sentirse superior a aquel que cree.
Precisamente la postura que mencionas tendría que ser el punto de partida de los escépticos y de ahí ir desmenuzando el abanico de probabilidades como bien apuntas. Confieso que tengo problemas al poner en práctica esto. Tengo tarea.

Saludos Juan Carlos.

Antonio dijo...

Me parece muy adecuado el posicionamiento que haces del escepticismo como una aceptació de lo que no sabemos. Existe la creencia generalizada de que el escéptico es el que no cree en nada.

Un Abrazo

control_zape dijo...

Muy buen post. Ese libro de Kida que ya has mencionado antes ya le eché el ojo para mi biblioteca escéptica. Me gustó en particular el esquema de credulidad respecto a un tema; muy claro para señalar que (como en muchos aspectos del quehacer humano) las cosas no son nomás blancas y negras, sino que hay matices muy ricos a considerar.

Gracias por la dedicatoria.

marvision dijo...

¿Si decido creer, cuales son mis evidencias?
¿Si decido dudar, cuales son mis objeciones?

Veras Juan Carlos, cualquiera de las dos te llevará a donde te mereces, si eres consecuente y haces lo que te dicte el corazón. No hay nadie equivocado más que el que se lucra de ello y hace daño a otros, pero eso solo pesará en su conciencia. No debemos ser tan críticos, solo darnos un poco y yo te digo que tu a mi me das mucho, por ello serás recompensado, no por mi, sino en su momento, te aprecios de veras.
¿Qué es más popular, creer o no creer?
Te contesto lo mismo, se tu mismo y tu vida girará en buena dirección, solo en tu interior está la respuesta, los caminos son diferentes para cada persona, pero todos confluiremos en un mismo sitio, solo se tu mismo, escucha a todos y haz lo tuyo propio, aprende de todos y sigue a tu corazón, o intuición.
Date cuenta que yo aprendo mucho de ti, por eso siempre estoy y estaré contigo, gracias amigo, desde España

marvision

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Carlos:
Coincido contigo, por lo pronto mi hija ya es un dolor de cabeza para sus credulos maestros de primero de secundaria.

Jaso:
Lei tambien ese excelente articulo en SobreNatural. Y no creas que eres el unico que batalla con esto, es facil caer en el error de creerse superior en cuestion de conocimiento, hay que buscar maneras de recordar continuamente esta regla de humildad, de lo contrario podemos estancarnos y no avanzar. TENEMOS TAREA.

Antonio:
Lamentablemente es mas que creencia, confieso que a veces yo mismo he negado algo sin tener mas datos que mi incredulidad, sin embargo cuando actue de esta manera no lo estaba haciendo como esceptico y eso hay que dejarlo claro, a veces es dificil no negar de inmediato cuando se trata de personajes como Maussan, Trejo y similares.

Hector:
Te lo recomiendo como indispensable, aunque en realidad es una recopilacion del material de la revista Skeptical Inquirer, como el mismo Kida lo menciona el su bibliografia, vale la pena porque rescata lo mejor de la revista, lastima que no este aun en español. De nada.

Marvision:
Entiendo tu punto y te lo agradezco.

Gracias a todos por sus comentarios.

Pereque dijo...

¡Me pongo de pie, me quito el sombrero y aplaudo a rabiar! ¡Muy bueno, muy bueno!

Es muy cierto: hay que aprender a decir "no sé" sin avergonzarse, y aceptar que está bien que los demás digan "no sé". Eso y "bueno, me equivoqué" nos ahorrarían muchos problemas. Quiero el libro de Kida.

Y la dedicatoria al final se parece a los anuncios clasificados de "Doy gracias a la Virgen por favores recibidos. A. B. C." :)

Saludos y gracias, P.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Voy a pedir comision a la editorial de Kida por libros vendidos. Y si, vale la pena tenerlo.

Esa era precisamente la idea que pareciera anuncio clasificado.

Gracias y saludos.

Samsagaz dijo...

Excelente post.

Me identifica mucho tu postura, Juan Carlos. Reconozco que no había revisado la etimología de "esceptico",y que solía emplear el término "agnóstico" (que no conoce), en un sentido general, para referirme al escepticismo, al que adhiero firmemente desde mi adolescencia.

El tema de por qué es más fácil para el humano caer en creencias que mantener una postura esceptica me parece profundamente interesante. Me parece, desde mi experiencia y observaciones, bastante obvio que la postura esceptica - agnóstica demanda mayor "energía", en cuanto capacidad cognitiva para cuestionar hipótesis determinadas y plantear otras alternativas, y en cuanto a capacidad afectiva para tolerar frustraciones (de la incertidumbre, que provoca ansiedad) y el aislamiento que provoca una posición que probablemente esté reñida con la del resto. Este segundo componente, el afectivo, pienso que es una barrera más dura de combatir en la lucha contra las creencias que las variables cognitivas.

Aprovecho para recordar al genio de Hume, que acuñó la frase que denominaste "mantra del esceptico"

Eres un favorito, Bujanda.

marvision dijo...

Feliz Navidad Juan Carlos, te deseo y Año Nuevo 2007.
Beso y amor desde España con cariño para ti.
marvision

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Igualmente Marvision, te deseo lo mejor para este 2007, saludos desde la mas dinamica frontera de México.

Samsagaz:

Buenas reflexiones, valdría la pena extenderse en ellas en otro post, yo también estaba confuso entre decirme agnóstico o ateo, creo que soy agnóstico con respecto a muchas cosas, pero ateo con respecto a cualquier dios.

Saludos y gracias por tus comentarios.

Creative Commons License

Creative Commons License
Creative Commons License  Bitacoras.com Círculo Escéptico Red de blogs Ateos